lunes, 28 de febrero de 2011

Young Made in India.-






No es que todos nuestros jóvenes sean unos revolucionarios que reivindiquen la izquierda perdida, lean los tratados de Trotski y se beban el marxismo en los bares y los trenes del underground. No, nuestros jóvenes por lo general son bastante borrachos (al igual que los trotskistas, en eso coinciden), se calzan una litrona diaria al ritmo de productos como Estopa o Melendi, lucen corte de pelo estética Ronaldo, visten más o menos parecido, Jack Jones y Desigual, ellas llevan a menudo el pelo frito  y serán viejos tatuados llenos de agujeros en la nariz, labios y pezones. Veremos el Imserso (si no ha quebrado) lleno de viejos medio modernos y medio abochornados, mirándose el puto dragón del antebrazo y transpirando por los boquetes que dejaron los piercings. Si llego, me daré una vuelta a ver que se cuece. Luego, hay otra gente. Obvio, en esta pluralidad caben otras especies: nuevas generaciones, gafas de pasta, nazis, camaleones, poetas, surferos, taurinos, ecologistas. De Lavapiés y del barrio de Salamanca. De Chueca y Carabanchel. Otros. Así son y así los han hecho los ingenieros sociales (yo ya no soy muy joven), diferentes entre ellos, y discrepantes de posiciones y naturaleza frente el joven de la India, tema que abordaré. India´s youth (no es un grupo indie). Los jovenes indios se aburren, eso ya me lo temía. No son como los nuestros, que follan, beben, se drogan un poco y de vez en cuando piensan en el suicidio y en el medio ambiente cuando se ponen trascendentales. Ni siquiera como los de Libia, el Cairo, o París (que lucen elegantes con sus botellas de vino bajo el brazo, como prematuros poetas, a las fiestas particulares de Republique).  Los jóvenes indios se descojonan en las redes sociales de cualquier minoría anti-patriota o de todo aquel que se pasa a Ganesha por el forro de la kurta, están siempre buscando a papá y mamá (primera prioridad, quién tuviera un hijo indio, queridos padres del universo), condenan abiertamente la homosexualidad y les da mal rollo tener relaciones prematrimoniales. ¿1955? Eso es la young people de la India. Vírgenes en el matrimonio, detractores del divorcio, oradores diarios, visionarios del críquet, poco tabaco, poco alcohol y poco deporte, salvo los varones de edad avanzada, que se ponen de Johnnie Walker hasta las trancas.
A pesar de la invasión de hambre, pobreza y desnutrición que les asola de Kerala a Punjab, apenas un 8% lo considera como el gran reto de la humanidad, y ni mucho menos un problema vital en su densidad (me lo temía por mis apreciaciones y conversaciones en Delhi). ¿Intereses especiales de población hindú? En su amplia capacidad hortera, les fascinan los centros comerciales, más que nada para evitar escombros y mendigos. ¿Preocupaciones? El calentamiento global (qué guay, cómo mola preocuparse por eso), la corrupción y el terrorismo de Pakistán. ¿Rupias? Les gusta más hablar por teléfono que a una suegra desocupada, y pasan la vida recargando el puto móvil (no obstante, las llamadas son baratísimas). ¿Turismo? La piedra, el románico y el templo romano, cero, el gótico, cero, la decadencia de Palermo, cero, París, cero. Les flipa Dubai, Hong Kong y Singapur, y cuanto más petulancia, más fuentes, más brillos en los centros comerciales, más radiantes en su ordinariez. Y putas, todas las que puedan, les mola, pagando.
Y sobretodo como ya aventuró aquel, quién a los veinte no es revolucionario, no tiene corazón, quién lo sigue siendo a los cuarenta, no tiene cabeza. Pero no era indio.
Aunque no me apasionan, doy gracias por poder ver a un melendi por la calle. En India, salvo el Holi (http://janpath-broadway.blogspot.com/2011/02/la-india-azarias-y-la-corrupcion.html) y unos cuantos mercados, poca cosa. La universidad no es un caldero.

sábado, 26 de febrero de 2011

EL Guardián de las Estrellas.-




Un día apareció en mitad del silencio de los asteroides y dedicó su vida a amar a las estrellas y contemplar los brillos de las partículas desplegadas y las intermitencias. Fumar marihuana y contemplar aquello era relax en su máxima expresión. De vez en cuando follaba con alguna alienígena de un planeta vecino, y cuando estaba hasta los cojones, se volvía a su rutina espacial de contemplación. No obstante, no se le derramó ningún efecto de enamoramiento. El sexo era otra cosa, y el amor, para las estrellas, sobre todo para una, la más bella, que le rodeó sinuosa, con destellos azul cobalto. Hostias, cómo mola, se dijo, cuando se lo cuente a mi padre, el rey, flipará. Intentó acariciarla, pero se deslizaba entre los dedos sin dejarse atrapar. Qué cabrona. 
- Coño, te puedes estar quieta - le ordenó.
Pero la estrella se pasaba la orden por el forro de su esfera de plasma.
- Es que no has aprendido que aquí siempre es: lo que a mí me salga de lo cojones. 
La estrella huyó despavorida asistida por todo el sistema estelar de las inmediaciones.
El tipo se bajó a Mallorca a joder el planeta

jueves, 24 de febrero de 2011

Ricky Gervais, Breaking Balls.-




Siempre he pensado que el humor español era malo, y que salvaría del  mediocre guateque  a Buenafuente (y tampoco me parto la caja) y a ratos a Alfonso Sánchez y Alberto López (mundoficcionproducciones.com), sobresalientes y destacados en relación a Corbacho (histriónico y pesado), Wyoming (cargante, con hilos y agujero para soporte), José Mota (repetitivo y hortera), Micky Nadal (escandaloso y nasal) y  Pablo Motos (nada, salvo deplorable entre la trash comedy). Cuando aparece en una vida, Ricky Gervais, los graciosos precedentes se convierten en títeres de una fiesta de pueblo presentada por José Luis Moreno. Gervais, una bestia escénica capaz de convertir la grosería en élite humorística, un coñazo de ceremonia en un artificio de humor del bueno, con puyas de nivel, y de esta manera ratifico mi apreciación anterior, que por aquí todavía hay rastro de Esteso y los hermanos Calatrava, y Villa-arriba y Villa-abajo. En fin, me voy con Gervais. Su número Sharks and Nazis es genial. Busca sus tesoros por la red. Merece la pena. Por lo pronto, esto: http://www.youtube.com/watch?v=1uu12ppRbp0 . Cáustico e irónico, con todas sus tablas de animal escénico, a lo Morrisey, pero en comedia, sin miedo al foro, se fue a presentar la 68º edición de los Globos de Oro, con sus rejones y sus aparejos de picar, y toda la gracia del que desborda chispas electrificadas por su boca inteligente. Le cayeron los tabanazos de la duda interpretativa a Angelina Jolie y Johnny Depp, desconfió de la sexualidad de los miembros de la Cienciología, entre ellos, Travolta y Cruise, curiosamente pese al carácter homófobo establecido en las directrices de esa estúpida secta, y alegó a los sobornos recibidos por los organizadores del evento. Tom Hanks y Tim Allen se revolvían en la silla, correosos y enfadones por si hubiera algo para ellos en la funda de las garrochas. Y lo hubo (ver video, al final). Si Juanjo Puigcorbé estuviera allí se hubiera levantado a reventarle la cara. Eres lo peor, y lo pagarás. Esas cosas que le gustan al catalán, nuestro borbón de la tele. Pero hablamos de la gentileza de Hollywood.  Me vuelvo a desviar de la putrefacción nacional y retomo a Gervais. También le tocó el turno a Charlie Sheen. Breaking balls."Va a ser una noche de fiesta y beber a tope, o como lo llama Charlie Sheen: "desayuno".What will Charlie Sheen on New Year if a Monday holds up a prostitute in a hotelcompletely drunk? Más o menos, lo verás en el video. A continuación volvió a Johnny Depp,  "Ha sido un gran año para las películas en 3D: Toy StoryGru, mi villano favoritoTron...", empezó Gervais. "Parece que todo este año era tridimensional excepto los personajes de The Tourist", afirmó con su copa ante un Depp comprometido y un público dividido. La prensa acomodada de las celebreties, a modo de ejemplo, Los Angeles Times, ya le está dando estopa. "Lo contrario de soso y deferente no es ser estirado y grosero". Mientras Depp sonreía más falso que Milli Banilli tras la puya a  The Tourist, Gervais mostraba su interés por la sexualidad de algunos actores de peso. Expresó su afecto para I Love You, Phillip Morris!,  película sin nominación y sacó su revolver. "Es una película en la que dos heterosexuales interpretan a dos gays, al contrario que algunos famosos cienciólogos".  A continuación Bruce Willis fue "el padre de Ashton Kutcher",  y dio paso a los premios a la Mejor película de habla no inglesa como "una categoría que en Estados Unidos no le interesa a nadie". Los desaires  de nuestro hombre, también han encendido ponderaciones de mayor calado, como el halago de Ken Tucker: "Gracias a Gervais por sus divertidas grosería y desfachatez que hace que ver una ceremonia como los Globos de Oro sea todo un gusto". 
En mitad del acto abrieron fuego las conjeturas, especulaciones que tuvieron lugar cuando el cómico se ausentó y algunos le quisieron ver humillado y risueño frente a la dirección. En la misma dirección que apuntaba Mike Hale, de The New York Times, me pregunto si alguien permitirá en el futuro que venga un maestro de la comedia a toser ironía y virus sobre los intocables. "Gracias a Dios por convertirme en ateo" fue su último suspiro. En Hollywood no están para bromas, pero las encajan gentilmente. Por ahora. Los abogados están desbordados. Y esto lleva dinamita: http://www.youtube.com/watch?v=04Lzn7BVLPM

martes, 22 de febrero de 2011

Aquí me Voy a Quedar.-


Vienen diciendo por aquí, por allá, que la literatura de nuestro país está muerta.  No alarmaría tanto. Tal vez un poco de pelusa, y rencor. Yo diría que podrida.  Y no he de ser yo un lince para intuir un problema de putrefacción, salvo que no lo achaco al autor, ni siquiera al flipado de Follett o Brown, ni a Mourinho, ni al  free porn de internet,  sino al lector envenenado con aspiraciones líricas, ese gran envidioso que busca la resonancia mediática de una novela y los contactos del autor. He ahí la úlcera y el mal rollo. La chorrada es de calibre y las intenciones dan vergüenza ajena. Vaya simpleza, cuando aquí nos conocemos todos. Fiestas, blogs, escuelas, presentaciones. A mi amigo X ya le dije que la literatura, creo entender, no es un máster, ni se parece a ICADE y la cartas de presentación y los contactos son unas horteradas de poca clase, que aliñan bien con lo grotesco. Y ni todo lo bueno se publica, ni de lo publicado todo es malo, aunque no sea yo un ejemplo para juzgar lo nuevo, pues últimamente me paso la vida literaria entre Dostoievski, Bolaño y Poe, si bien he visto cosas bonitas de jóvenes, Electronica para Clara de Guillermo Aguirre, por ejemplo, me viene de repente.  Pero a veces parece que todo poeta nuevo ha chupado pollas. Qué grosero. Sssshhhh. Que son malos de rabiar, y un escritor novel es un broker literario que sube los escalones en carrera de fondo regalando,  robando acciones y cotizando con el dueños del business. Colega, agárrate, a mí también me han mandado al carajo unas cuantas veces, o no, previo pago, pero no por ello juzgo al editor de sectario, ni me huele el mundo a pescado podrido. Ni pataleo como Linda Blair con el diablo bailón en las entrañas.  No hay más que mejor suerte, mejores trabajos y valoraciones positivas a obras que excluían la mía. Y el que quiera mamar, que mame. Sssshhhh.  Yo, mientras tanto, trataré de divertirme, y seguiré pensando: mi novela está incompleta.
Hoy voy por otra onda. Ahí va:


LOS PERROS ROMÁNTICOS

En aquel tiempo yo tenía veinte años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
Ni trabajar ni rezar
ni estudiar en la madrugada
junto a los perros románticos.
Y el sueño vivía en el espacio de mi espíritu.
Una habitación de madera,
en penumbras,
en uno de los pulmones del trópico.
Y a veces me volvía dentro de mí
y visitaba el sueño: estatua eternizada
en pensamientos líquidos,
un gusano blanco retorciéndose
en el amor.
Un amor desbocado.
Un sueño dentro de otro sueño.
Y la pesadilla me decía: crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto
y olvidarás.
Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
Y aquí me voy a quedar.

Roberto Bolaño








Aquí me voy a quedar


London Calling


NICE LOOK

TRAIN STATION
El firmante







Chadni Chowk




HARD

Un tipo realmente grande
Una mujer realmente bella
En el nombre de Alá
La gente de Ganesha
Aquí me planto (Ni por ediciones de 100.000)

sábado, 19 de febrero de 2011

Un Mercader en el Dirty Dick´s.-



He vuelto a Londres, tras diez años de ausencia y otro equipaje de vida a las espaldas. No obstante, aspectos esenciales de mi personalidad no se han corrompido, y por tanto no me desmerecen frente a mis afines. Me siguen gustando tanto como diez años atrás los mercados, los parques y los pubs, tres razones fértiles entre los británicos, sobre todo la última, para seguir viviendo. Por lo demás ni he ido a la Tate Modern a ver utopía y abstracción, ni al British Museum a ver la Piedra de  Rosetta, ni he visto un ápice del Big Ben, ni he cruzado el Tower Bridge. Me  he pasado la estancia entre mercados, pubs, restaurantes indios y algunas visitas a amigos. En cualidad de mercader, y en relación a mis intereses comerciales, puedo decir bien alto y claro que apenas me alargué media hora en Camden Town y veinte minutos en Covent Garden, ambos, lonjas de la globalización y la fatigosa libra. Mis inclinaciones mercantiles, en dirección opuesta a los mercados precedentes, dilataron mis horas allá por Notting Hill, Spitefields y Liverpool Street. Me reservo dar   argumentos, ubicaciones exactas, show-rooms y  características de la mercadería, por si algún perspicaz ser de la competencia hubiera hecho click en este post. Me arrimo al ascua del comercio y aprovecho para que veas esto: http://www.divisa-shop.com/divisa/alternativa2/divisa.html . No obstante, tratamos en mayor medida con franceses y nórdicos, más próximos a nuestras afinidades y nuestro zoom mercader (adoro esa palabra, mercader, mercader, mercader...). En éstas andaba yo por Liverpool Street rastreando algo que no me diera París, cuando me encontré - lastima que fuera tarde y  tuviera que tomar el tren de Victoria Station que me devolviera a Gatwick para volar de vuelta a Madrid - con el Dirty Dick´s, y sentí el deseo implacable de atravesar la puerta y beber una pinta de Bombardier. Una pub con una historia de esta naturaleza no deja de ser curioso. Cuenta la leyenda que había en Londres un ferretero, de nombre Nathaniel Bentley, con un comercio en Leadenhall Street. La tragedia, esa cosa viscosa que huele a pescado podrido, se le presentó a traición, su connatural manera, precisamente la noche previa a su boda. La prometida se murió, y Bentley quedó esclavizado de la más grave de las tristezas, con el nudo en la garganta perpetuo y preso de la suciedad y la desidia. Roto de dolor, cerró para siempre la sala donde iba a celebrarse el guateque. La amargura le fue llevando al desaliño y se fue transformando en un homeless con techo, un indigente con posibles. Cosa rara. El jabón y la ropa limpia dejaron de existir, e incluso cuando sus gatos morían los dejaba por allí, muertos, directos a la putrefacción. Es tal la dimensión dickensiana del suceso, que aventura otra leyenda, la inspiración en Bentley para crear a la señora Haversham, de la novela Grandes Esperanzas. Cualquiera sabe.
Por otra parte, sabido que en rarezas y extravagancias Inglaterra ganaría unas olimpiadas, la tienda del desgraciado Nathaniel fue invadida por los amantes de lo excéntrico, y el negocio prosperó en mitad de la mierda y la fatalidad. Un hombre rico,  indigente, sucio,  gatos muertos, mugre y ganancias. Cuando el viejo Bentley se retiró a morirse definitivamente, el propietario de la taberna Old Port VWine, previsor del pump business, compró todas las chapuzas, aceros oxidados y gatos muertos, y reconvirtió su local con toda la inmunda materia prima y los cadáveres de los ásperos mamíferos. Nacía para el mundo, el pub Dirty Dick´s, decorado con los escombros de la desgracia. 
Un mercader cruzó la puerta cual si le fuera la vida en una pinta de cerveza tostada, y preguntó por el precio de un gato muerto. Otro capítulo. Próximamente.

miércoles, 16 de febrero de 2011

La India, Azarías y la Corrupción.-



Siempre he intuido la corrupción en la India, y supongo que algunas veces habré estrechado manos sucias, de gente cuanto menos inquietante, absolutamente sospechosa, pero tremendamente simpática. Lo curioso, es que una cosa nunca ha quitado la otra, incluso Raskolnikov (Crimen y Castigo), que había matado a dos viejas a hachazos tenía ramalazos amorosos de mucha candidez y mucha confitura.
Imaginad un tipo que se sabe mover, se corrompe con garantías, tiene amigos en el ministerio, incluso es pariente de Chavan, y le va la vida en las cuentas del banco de Hong Kong y en la casa estilo embajada de French Colony, con sus criados, su rotweiller y su clan familiar. Yo le veo feliz, despreocupado, sintiéndose protegido, inmerso en la fluidez de una vida donde las maniobras del dinero salen gratis y el alma no se ensucia si no hay conciencia. Además, le imagino con la mano bien armada y firme en el saludo, como los grandes tramposos. La mano flácida sirve para poco, tiene poca orientación, lo vulgar y lo desangelado ni roba, ni ama.
El pariente de Chavan podrá dar buen rollo y  regalar homenajes. La buena vida y la simpatía coordinan bien. La pobreza da mala hostia. Hay un camino fácil, ya sea un débito al favor o pura generosidad.  Recuerdo cuando estuve en el Holi, el festival de los colores, al inicio de la primavera (consistente en lanzarse polvos de pintura espolvoreados en agua, bailar al ritmo de los espasmódicos latidos hindúes y mamarse un poco), con ellos, entre sus chóferes, sus guardaespaldas, sus camareros, y sus criados. No hay nada como ir bien presentado a la India. Siempre he querido volver al Holi. Me trataron bien, a cuerpo de rey, un gran homenaje de cerveza foster, johnie walker, chicken tandoori, tikka masala, naan de curry y helado de marihuana. Grandes, los indios como anfitriones, como no he visto en mi vida. Al fondo, la gente de servicio veía divertirse a sus amos, como quien que ve una comedia de bollywood, con esa mirada limpia y conformista, esa sonrisa corpórea, sin añadidos de artificio, y esa tristeza de simas tan profundas que tienen los indios de la calle. Luego (después de hablar de Fernando Torres, Javier Moro, flotar con el helado, escuchar una y otra vez los alegatos de la economía hindú y el cricket, beber de todo, hablar de bellezas nórdicas y ver a las mujeres de los ricos silenciosas y aburridas)   nos llevaron a María y a mí a la finca de un fabricante textil y tras un baño en la piscina, vinieron unos criados a restregar unas plantas de aloe vera por nuestras espaldas (juro que miré con complacencia al criado que se dirigía a mí, y le rechacé con el codo la ayuda. Yo solo me apaño, don´t worry. Yo no he nacido para que me froten la espalda salvo que pague una masajista tailandesa. Sir, sir, please, decía el lacayo, feliz como un chimpancé). Hace una semana leí el asunto de las manifestaciones contra la corrupción en la India y me acordé de los sirvientes, de los amos, de la indigencia, de las plantas de aloe vera, de los negocios en Janpath y de la belleza de esas criaturas saltimbanquis de la vida en Chadni Chowk, y de Javi Sendín que también había mamado por negocios la India en varias ocasiones.
Un país donde se hizo una campaña de billetes de cero rupias con el lema "prometo no sobornar ni aceptar sobornos", en primer lugar, tiene una diferencia bochornosa de estratos sociales, en segundo, tiene una democracia de chirigota, y en tercero, tiene demasiada gente que no llega a fin de mes. Por descontado, ser funcionario tendrá su plus. Gratificaciones del cohecho. 
En fin, ahora sabemos que Ashok Chavan, otro paleto de esos que no se quita las gafas de sol ni para comer en el Imperial Hotel frente a Obama, está pringado hasta el turbante, y no lava las manos ni con aloe vera con concentrado de lejía, cuando yo pensaba que los pringaos eran los otros, el pueblo que chupa calle y masca esas hierbas energéticas, droga revitalizante cuando te has reventado los gemelos y el alma en un rickshaw. El pájaro en cuestión, es primer ministro de Maharashtra, estado cuya capital es Bombay, como bien se sabe, centro neurálgico de las finanzas y Bollywood. El semanario India Today sacaba a la luz las propiedades del colega, que ascendían a 300 millones de euros,  unas cien veces más de lo declarado. Antes de que Sonia Gandhi le mandara de penitencia al Taj-majal, pudo recibir a Obama en Bombay, consciente de su inmediata condena. La expiación estaba servida. Entre los tejemanejes del tipo, negocios con una ONG donde la compasión y el altruismo eran inexistentes, y por tanto se desvirtuaba su significado, una licencia para construir edificios para héroes de guerra (guerra de Kargil, 1999, India-Pakistán) y viudas, salvo que los pisos (valor de metro cuadrado mayor que Manahttan) fueron entregados a parientes y colegas y apenas llegaba a un tercio la entrega de la vivienda al ejército. Una vez Chavan es destituido, le reemplazan curiosamente por otro Chavan, será cosa de la casta de los chatrias , y sale a la luz el escándalo de los Juegos de la Commonwealth, un tal Kamaldi con la misma historia universal de la corrupción, los millones de euros, los desfalcos, la falsificación. Que te lo cuente Roca.  Resumiendo, sobornos a los inspectores de trabajo cuando mueren 67 trabajadores de la construcción procedentes de Bengala, el mayor fraude en la historia de la humanidad, licencias de móviles de espectro 2G con 23.000 millones de euros en pérdidas para las arcas públicas. En cuanto a las corruptelas domésticas, son el pan de cada día, una forma de vida como otra cualquiera pero jodiendo al marginado, y los planes de empleo son cutres, baratos y escasos.
Yo ya intuía que en la India los revólveres de la clase política disparaban gratis, sin peaje, y la complicidad de la clase empresarial formaba parte de la trama. Lo vi en el pueblo y lo trasladé al poder. Lo vi en la casta de los invisibles mirando las fiestas, en los basureros de Chadni Chowk, en la excelencia del anfitrión, en las sonrisas blancas de los ricos, en la lealtad del lacayo al mercader de Janpath, en la extraña sumisión de los conductores más solítcitos y serviciales que he visto y veré en mi vida y  y en las manos de aquel criado viejo que venía hacia mí con las plantas de aloe vera, corriendo como aquel Azarías de Los Santos Inocentes. Un país con Azarías, invisibles, sobornos y hambre, podría ser territorio infame y carente de honestidad, pero cuanto lo aman. Y cuanta sonrisa limpia. Y cuanta fraternidad, aunque sea de mentira. Siempre quiero volver.




jueves, 10 de febrero de 2011

El Presidente Místico.-





Contra viento y marea.

El otro día me encontré sin buscarlo, haciendo limpieza de papeles y periódicos, con el pensamiento budista de Zapatero, sé que llego tarde, la noticia es antigua, y ahora madera vieja vuelve a arder. Y me dije: a esto le vamos a dar una vuelta. No era para menos. “La Tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”. Hostias, voy a encender unas velas de cardamomo y unos inciensos de Jaipur, que tengo un presidente zen, y este país me lo van a cambiar, leeremos poemas de Hanshan , eyacularemos para adentro, practicaremos ikebana, aprenderemos las técnicas del kyudo, y perseguiremos incesantemente el nirvana. A ver si así voy dejando la cerveza, las olivas y el tabaco.
Yo no se si Rodríguez Zen ha investigado a fondo las tesis de Bodhidharma, ha visto muchas pelis de los sioux más trascendentales, habla con Coelho en la intimidad, folla al estilo Dragó y tiene orgasmos en las entrañas o le reza a Ganesha, no lo sé, pero sí intuyo que la tierra no pertenece al viento, ni por asomo, la tierra es del poder, de toda la vida, de Estados Unidos, de Bill Gates, de las petroleras, del Banco Mundial, de las grandes marcas mercantiles, de los especuladores, de la malicia, la perversión y el dinero. Y el viento no la agita ni con torbellinos enviados por el dios Céfiro. El viento está para dar dolor de cabeza, refrescar, navegar con vela mayor arriada, producir energía eólica y reactivar incendios, entre otras cosas, así que no es tan buena gente, ni tan guay, el viento, ni tan trascendente, que a veces, parece que lo sopla el diablo.
Si vas a la ONU en representación de España y te da un aire en la cabeza del viento millonetti, retírate antes de enunciar el discurso de los silbidos del bosque en plan Smith de Pocahontas, o hacerlo al estilo Belle´s Magical World. En Marbella todavía se están partiendo el pecho, y la Pantoja no le hace una copla al viento, ni loca, no vaya a ser que la llamen a declarar. Allí, las promociones inmobiliarias le han robado, y bien, al viento. Traspasando la barrera del ladrillo, principal responsable de los problemas que en este país se lleva el viento, hay miles de lunes al sol, viento de levante acuciante dejando tarumba al personal y aires difíciles de arriba a abajo. A freír vientos. Aunque me gusta mucho esa cita de Pepe Sancho, a mamarla.

Buenas noches, y buena suerte.

  



miércoles, 9 de febrero de 2011

Políticos, Yonkis de la Vida Exagerada y otras Especies.-



Al parecer, las encuestas ésas tan raras -desconozco quién las hace, las cobra y divulga, y a quién coño preguntan- dan como vencedores a los peperos sobre los socialistas (por decir algo, si Pablo Iglesias resucitará se va otra vez a morirse, ah, qué no me habían contado que con Felipe se abandonó el marxismo, ahora se llaman socialdemócratas, qué pijos de los huevos). La verdad, el tema es para que no ganara ninguno, y el partido se suspendiera por incomparecencia, pero la balanza se inclina a favor de los títeres, ventrílocuos y revolucionarios del Partido Popular, porque por mucho que nos cuenten, cada uno hace su batalla y tiene su novia, algunos, incluso amantes. Desgraciadamente las grandes cabezas lúcidas de la política que podían echar la bronca, dar formación y sentir vergüenza ajena, o bien han muerto o bien la enfermedad les ha hecho perder la memoria de la eficacia política, véase Jordi Solé Tura o Adolfo Suárez. Los vivos que gestionaron este país no saben ni por donde cogerlo y se dedican a vivir y a hacer declaraciones inquietantes y  sembrar discordia. Entre joyita, abdominal y paddel, darás por culo, dicta su eslogan. En fin, que va a ganar el PP, y a pesar de la tormenta. Es todo tan malo, tan baja la escala política de este país que a la gente ya le importa un carajo que haya corrupción entre los conservadores.
Cómo para que no le de un infarto a Francisco Correa, entre fincas, coches, barcos, pisos y plazas de garaje, se puso hasta arriba de carne roja, Armand de Brignac, cocaína, viagra y marisco, buena autopista hacia la tumba. Los actimel, ni probarlos. Tendría que aprender de Roldán, con su tortillita francesa, su mesa camilla y sus paseos de jubilado al Dia a comprar yogur natural, he ahí los residuos de las orgías, los buenos alcoholes, los masajes tailandeses, la estafa y la cárcel. Pero qué bien se lo pasó. Tanto, que intuyo drogodependencia del robo, yonkis de la vida exagerada y cateta, como ese Roca que decoraba los cuartos de baños con cuadros de Miró y tenía mesas con patas de elefante. Inocente de mí, pensaba que uno también podía sufrir empacho del caviar iraní, el Macallan, las putas de 6.000 y las drogas revitalizadoras, pero me temo que el corazón de un ladrón no para, tiene el fin de la opulencia más aterradora y las pulsaciones de la usura no cesan un instante. Por eso Camps tiene buena reputación, porque es un pringao del soborno, bah, un par de trajes que ni siquiera estaban bien rematados, no como los 2.000 pares de zapatos de Imelda, obras de arte fruto de la expoliación a Filipinas, ésa sí que sabía. La noticia de Camps, en este país, me parece de coña, de peli  mala de Esteso y Pajares, lo de Correa de peli medio decente de Enrique Urbizu, y lo de Imelda Marcos, pues ya saben, taquillazo made in usa. Y mientras, así seguimos adelante, botes contra la corriente..., como apuntaba Gatsby. Miraremos las catedrales, las iglesias, los museos vaticanos, y diremos: guau, eso es un gótico con decoración renacentista interior, de la hostia, qué pasada, pero vamos ya tomar una jarra helada de cerveza. Y obviaremos que aquello era la prueba palpable del poder usurpado durante siglos. Los primeros expolios. Ahí empezó todo. 



lunes, 7 de febrero de 2011

Mourinho Meará Colonia.-


  • "Es una cuestión de educación, nada más. Si yo veo a mi hijo hacer eso, simplemente no vuelve a entrar en un estadio. Si lo hace un amigo mío, se lo critico cara a cara. Yo no puedo impedir que la gente haga lo que le dé la gana"
    Yo no quiero que se muera Mourinho pese a mi vocación rojiblanca, me desmarco del mensaje globalizado de las canchas de fútbol, jacobinos con la guillotina en la boca, borregos de esta España banal donde lo grosero y la envidia conviven bien, desahogan más que el pilates, y resulta más barato. De igual modo me contraria la figura del entrenador que se vulgariza y rebaja él solito, sin ayuda, el tipo que viene a cantarle las cuarenta en plan mc-freak rebozado en complejos. Por un momento pensé que era un entrenador de regional que entrenaba desde la cantina con un chato de vino y veía desde allí a sus peones en el   campo de tierra. Pasado un tiempo dijo que Mou era la hostia, de bueno, y que sé iría de cañas con él. Caliente, la sangre española.
    No obstante, hablamos de The Special One  y no se le perdona el éxito, y cuando no se va con toda la artillería asturiana al Nou Camp, no se va, y punto. Y cuando no se le llega a la suela del zapato, no se le llega. Y cuando se tiene envidia de lo que no se llegó a ser, se tiene. Al otro crack, en cambio se le permite todo, entre la masía, las hipotecas del Sabadell y los estilismos de Prada y Miró, de vez en cuando mea colonia, eau de Messi, habitualmente. Vive en un perpetuo orgasmo de alabanza. Solo le falta que Coldplay le dedique una canción y que vendan sus esencias en frasquitos de 15 mililitros en el corte inglés de la Plaça de Catalunya. Que el pueblo dictamine la pauta, el comportamiento deontológico y erudito en esta democracia de chichinabo es más antiguo que la entrada de Goiko a Maradona. Que la categoría y la gloria del portugués duele, ni lo duden. Y el tema arrastra fango, lodos que arrastran a Dios, el ser superior de todas las presidencias de clubes del planeta, y al poeta Valdano, ambos tan dignos, y tan turbados por el daño a la imagen del madridismo, cuando uno pensaba que la imagen era Juanito desafiando a los italianos en el túnel de vestuarios y Camacho corriendo la banda izquierda en plan centauro desbordando a Teseo. Ah, ahora el tema va de Zidane como embajador e institución, guau.  Emblème français, le monde vous aime. Mola, imágen, marca y reconocimiento mundial. Camacho se hizo capitán general en Osasuna y Juanito, pobre, buscó las tablas en la carretera. Y Mou quiere ese Madrid, el de los centauros, el de los hombres de Hernán Cortés tomando Potonchan, me da la impresión. En fin, Mou, que no tiene mucha afinidad con la poesía de el Filósofo, y no tiene a Florentino por Dios,  algún día emigrará de este país donde algunos tienen que pedir perdón por su éxito.  Y se hablará mucho de la preeminencia de la orina con aromas florales. Meará colonia, si no al tiempo, solo hace falta que se vaya el enemigo. Yo le veo por Inglaterra. Guardiola, por mucho que me cuenten, mea colonia porque es un enfermo del fútbol,  tiene una flor en el culo y reza cada noche al Messías. Otros mean normal. Como todo dios. Y algunos se mean encima. 






















domingo, 6 de febrero de 2011

Los Árabes, la Democracia y Chopin.-

La "Santa Alianza Árabe" anda más revuelta que Chiquito con diarrea, en especial Arabia Saudí, que tiene una gastrointeritis aguda de puro terror por la rebelión de Egipto, por el tema vírico y el contagio, claro, no obstante tienen fe en la resistencia de Mubarak. No les queda otra. Al faraón de los huevos habrá que echarle a hostias, eso está cantado, queramos o no, no va a abandonar el barco de primeras, le están fabricando una tormenta tropical y caerá por si solo.  No está siendo fácil, llueve a cántaros y hay olas de cuatro metros, pero la contraofensiva de choque de Mubarak dificulta la labor de un pueblo en el que han salido ingenieros de tormentas hasta debajo de las piedras. 
No le vale a Israel y a los países de la Santa Alianza Árabe, que Estados Unidos, la Unión Europea, Turquía e Irán condenen la represión y se acuerden de los muertos de Mubarak. Le quieren bien al faraón, incluida China que adora al que paga, y tiene vínculos de 7.000 millones dólares. A China le resbala Mubarak, el islam y la mierda esa de la Alianza Árabe. Por descontado. Puro bussiness.
En Egipto, el sector laico que mira hacia Europa y le pediría autógrafos a Merkel, reclama una democracia sin chavismos y sin verdades a medias. No una porquería de democracia latinoamericana. Y todo eso de la libertad, los derechos humanos y las garantías sociales les suena a música de Chopin, salvo que en Egipto muy pocas veces ha sonado la Tarantela, y tardará en sonar, y ni papá ha sido Bienestar, ni mamá, Democracia. Huérfanos de un desamparo escandaloso. Les queda trabajo, no crías ahora tan fácilmente a un hombre de 30 años que no ha visto a su padre en su puta vida, por mucho que se llame Bienestar y se apellide Social. En Iraq, la transición  demócrata está siendo caótica, demasiados tambores y poco piano. A Chopin ni le entienden, ni le quieren mucho.




sábado, 5 de febrero de 2011

¿Era Vino o Droga Dura?




Narraba Bolaño en 2666 acerca de los chistes machistas y macabros en los bares de Ciudad de Juárez. Salvando la distancia de que en Santa Teresa se paga cada día el peaje al infierno y los chistes se ejecutan en la vida real,  lo cierto es que los bares y el humor grosero siempre han tenido buena sintonía, se han llevado bien, y los humos y los cubatas siempre han acompañado de maravilla a lo zafio. Un hombre, un cigarro, una barra, un dyc-cola y un bufón riendo la gracia tienen más peligro que un pedófilo belga en el toys u rus. Ahora un tío puede celebrar sus éxito megacibernéticosocial en la taberna del Twiter. Nacho Vigalondo tiene problemas. "Ahora que tengo más de 50.000 followers y me he tomado cuatro vinos, podré decir mi mensaje: el holocausto fue un montaje". Los de Prisa le han mandado al carajo, se acabó la columna de El País, y a mamarla a otra parte, como diría Pepe Sancho. Coño, Vigalondo, quién te manda. ¿Tan malo era el vino? Macho, escribes en El País, no en Intereconomía. ¿Qué pensabas? ¿Qué estabas en el Bernabeú con los Ultra Sur  haciéndole el ku klux Klan a Webó? ¿Qué estabas en una reunión montañera con Democracia Nacional? ¿Era vino o droga dura? Chaval, si tienes 50.000 colegas, estarán tan diversificados como el planeta, lo leerá todo dios y la repercusión está servida, si tienes cuatro colegas fachas, no se entera ni Perry Mason. El éxito te condena, Nacho. El poder, la responsabilidad y todo eso. Te la ha traído floja.
Leo que hubo más bromitas: “Cómo se llama la película de Spielberg… Ah sí, ‘A todo gas’”, “El niño del pijama a rayas se va de fiesta”. ¿Eres antisemita? ¿Te pone la higiene racial? No lo creo, Nacho. Y no lo entiendo, no entiendo nada. No obstante ánimo, ha sido un homicidio imprudente, descarto la alevosía. No lo dudo.
¿De qué vino serían las copas? Mala cosecha.




viernes, 4 de febrero de 2011

La Buena Vida.-

Ser ex-marido puede ser jodido, pensión alimenticia, pensión compensatoria, tutelas, régimen de vistas, mucha pereza y rigor burócrata, por mucho amor que haya a los hijos. Ser ex-terrorista es imposible, porque jamás se eliminará la etiqueta, pero puede estar bien si eres  Juana Chaos y tienes colegas en Irlanda. Ser expatriado es doloroso, cuando menos. Ser ex-novio puede ser liberatorio o desgarrador. Ser ex-cocainómano no está mal si eres Maradona y tu gente alaba cada una de tus paranoias y excentricidades de camorrista napolitano. Ser ex-presidente del gobierno, sencillamente es la hostia. Eres importante, tienes los colaboradores del cuerpo diplomático a tu disposición, te siguen llamando presidente, no das una conferencia por menos de veinte mil euros y viajas tanto como Phileas Fogg, pero en plan tranqui, comes y duermes en el Palace, cobras tu sueldo vitalicio del Estado y de vez en cuando te dedicas a enseñar el dedo corazón, diseñar joyitas o a hacer abdominales. De la gilipollez de los bonsais, ni hablo. A qué mola. Y lo que pase con los ciudadanos de ese país que te votó te la traerá al pairo. Ganarás más de 200.000 euros con Endesa o más de 120.000 con Gas Natural,  te pondrán un profesor particular de Energías Renovables pero jamás tendrás que fichar ni levantarte a las siete, porque tú mismo dirás cuando,  que día y a que hora te viene bien la reunión. Serás tu propio jefe, pero en plan insultante, sentarás cátedra cada vez que hables y dirás una estupidez muy gorda, mensualmente, para revolver al personal y clavarla bien. Ni se te ocurra abrir las cartas de los pringaos, y bloquea el teléfono a los números de Médicos Sin Fronteras, Fundación Vicente Ferrer, Teresa de Calcuta, etc.  Esa gente no hace más que pedir.

Me da miedo imaginarme a ZP de ex. ¿Que hará? ¿Le contratará Telefónica para hacer contra-informes, y saber de este modo el quid de la cuestión, exactamente lo contrario a su razonamiento? ¿Lo veremos en los bares tomando notas y delatando? ¿Fumará a escondidas con Pajín? ¿Le llevará cecina a Obama? ¿Irá a Iberjoya con Felipe? Tratará de seguir la estela precedente, eso seguro, y el pescao ya lo tiene vendido.





jueves, 3 de febrero de 2011

Dinero no Falte, y Trampa Adelante: Árabes Jodidos.-


Primero, Mubarak. Si la gran mayoría un pueblo se ha levantado contra él, es más bien porque le quieren poco, las ha tenido que liar de todos los colores, se lo ha llevado calentito y ha sido un ludópata de la corrupción en plan Mugabe o cualquier otro tirano africano. Un crack del soborno. El único inconveniente es que ahora le están jodiendo, a él, que ya tenía perfil de faraón y comía tranquilo el Kushari y la bola de almendras y dátiles. Se atraganta. Mientras, el pueblo escupe la bola que el tirano les hacía ingerir por la fuerza del decreto. 
Cuando hay una revuelta de este calado en un país árabe me emociono, no piden más  que derechos, libertades y pan. Gobernados, pobres almas, por unos paletos fanáticos del poder y el dinero que ven el futuro en el palacio de oro, la langosta y las putas caras, groseros, gente de mal gusto, ubicados en el mejor lugar, aquel donde la clase media apenas presenta un ínfimo porcentaje, donde la gente se ha sometido en exceso porque les han contado milongas de demagogia chabacana y se han autoproclamado salvadores del pueblo, porque estos tipos son como Husein, Hitler o Franco, muy de darse golpecitos en el pecho, putear al prójimo, ir de redentores de la desgracia de su gente y meter la bola de almendra a hostias. Esta es la historia de Oriente.  Mientras, Occidente miró hacia otro lado, y  treinta años later casi no saben ni de lo que les están hablando. ¿Egipto? Ah, las pirámides, los cruceros por el Nilo, yo tengo unos timbales. Bien. Llama a Obama.
Ahora, la ola egipcia derrama sus aguas y contagia al mundo árabe. En Túnez, donde expropian a dedo los tenderetes y se suicidan a lo bonzo. En Marruecos, donde Mohamed VI ha tenido que verle las orejas al lobo, y le ha hablado su voz interior: ni ausente sin culpa, ni presente sin disculpa, ahora mismo bajo el precio del pan y me gastó mis billones de dirhams en hacer un plan cutre de esos europeos, de formación de empleo, pa que se callen un rato, que si no estos animales se me queman a lo bonzo, y llamo a mi colega Felipito de España a ver si me explica como se hace una puta reforma social de ésas, qué pereza, coño. En Jordania, donde ya ha dimitido el primer ministro, Samir Rifai, quedan a expensas de una monarquía que está recibiendo los gritos islamistas de reformas políticas urgentes y contundentes. En Yemen, donde tampoco quieren que se perpetúe el poder con el hijo de  Saleh y tienen a Al Qaeda como una mosca cojonera, una revuelta en condiciones,-desgraciadamente con el pueblo, la sangre, los tanques y  las lágrimas- podría mandar al carajo su régimen del 78. En Arabia Saudí, donde se escapa de la vida la política, la oposición y los derechos, y la existencia se basa en la familia al estilo mafia siciliana, la fidelidad al estilo primitivo y el dinero al estilo petrodólares, donde todavía amputan manos y azotan e incluso matan al sodomita, y existe la policía religiosa, muchos quieren, y yo me apunto, que muera el rey Abdullah. A este pájaro, ojo al dato, le concedió Juan Carlitos, el Toisón de Oro. Los borbones y las malas compañías. Mubarak y la bola de almendra, y a lo mejor Gamal se tiene que buscar la vida. Lo tiene jodido. Mientras, leo que se está derramando mucha sangre. Y lo que queda.


martes, 1 de febrero de 2011

Olviden al Muerto.-


La humildad, el ansia de poder y la búsqueda de una imagen honesta se integran bien y pueden venir a ser una misma cosa cuando los que hacen girar el mundo -giro chirriante y oxidado, por lo general-, gobernantes de medio planeta, han adquirido en el siglo XXI la costumbre de pedir perdón por las brutales agresiones a la humanidad que ellos no cometieron. Por lo general, los asesinos y los tiranos crían malvas desde hace decenas de años. Ningún dictador les ajustará cuentas a los políticos llorones, salvo que los espectros no hayan ardido en el infierno y tengan aún capacidad para joderles la existencia. Cual si fueran los gobernantes los herederos de la culpa se apuntan a la moda de la expiación y el equilibrio del mal causado. No creo que ello atenúe el dolor de la víctimas de  Stalin, Hitler, Franco, Mao...Y hasta pudiera ser que se les revuelvan las tripas. Incluso el Papa se ha bajado los pantalones y ha pedido perdón por los pantaloncitos cortos que bajaron los curas. Y tampoco creo que Ratzinger haya catado churumbeles durante su eclesiástica vida, pero arreglar cuentas con el pasado es la última moda de los dirigentes del universo, para limpiar conciencias y seguir mandando sin complejos.
Los alemanes siguen mamando las atrocidades de Hitler y sienten en el alma la desgracia de Varsovia, los macarras Chávez y Morales todavía se están cagando en los muertos de Colón y Hernán Cortés y casi que le exigen al rey Juan Carlos que se flagele, y el Reino Unido de vez en cuando llora por la crueldad del imperio británico y va repartiendo las rupias por Calcuta.
Lo hecho, hecho está, que diría un abuelo español, y no hay vuelta atrás, pero por una vez eximamos a los gobernantes de las culpas arcaicas, y exijamos con firmeza la responsabilidad del presente. En cualquier caso no pedirán perdón por el pasado más inmediato, la corrupción que ha invadido este país por los cuatro costados, Fabra, Gürtell, Filesa, Gestcartera, Marbella... Ahí se trata de salvar el culo,  cabe la posibilidad de que algo acabe  salpicando, y con tanto chivato y tanta delación entre la clase política, mejor callar. Ya vendrá otro a pedir perdón, medio siglo más tarde.  ¿Será más electoralista el perdón a largo plazo? Me temo que sí. No pierdan el tiempo en abrirles causas a los muertos, no podremos verles las caras humilladas, demacradas, ni el tembleque de anciano, ni las babas de seres aparentemente indefensos que dedicaron su vida a destrozar la de los demás. Vayan a por los vivos, a menudo impunes y libres en mitad del delito. Ya es hora de que empiecen a quemar expedientes.
Juzguen a un nazi por viejo y enfermo que sea, lleven a la trena al corrupto que esgrime amnesia, encierren al terrorista y denle duro a Videla, pero olviden al muerto que escapó de la justicia y la humanidad. Y controlen a Chávez y a Evo, antes de que alguien tenga que pedir perdón.