viernes, 24 de agosto de 2012

Una Ola de Calor.-

Nos ha mandado Lucifer una ola de calor, sí, ese querubín narcisista que dirigía una orquesta de ángeles y que se fue en el Apocalipsis con un dragón rojo. Pues esa metáfora que viene a ser una alegoría de la drogadicción y que creen como encarnada los más yonquis y beatos del planeta tierra nos ha debido mandar el calor, le oí decir a un cura de secta o algo así, un cura gordo con crudifijo de kilo y medio, en un vuelo entre Jerez de la Frontera y Madrid. Y tenía razón, claro, en lo del calor, en lo otro no, no sé que droga se traería entre manos, un peyote modificado con burundanga, como poco. Y yo me quedé pensando en el calor. Y no solo lo pensé, sino que lo sentí, nada más poner un pie en los exteriores de la T4, sobretodo porque Madrid es una ciudad eminentemente invernal y eminentemente infernal después de la primavera que viene a durar unos quince días.  Y sucede algo tan básico como que el calor es oposición al frío igual que los de Camela y Angus and Julia Stone, y  algo tan elemental como que somos los seres con más desenvoltura para atacarlo de manera artificial, es decir que al contrario de los gorriones y los hamsters, podemos abrir una lata de cerveza o servirnos una sangría helada, e incluso ducharnos con agua pura, y fría. Y con ello llegamos al quid, ahorrar agua está muy bien pero entre el agua y los hedores de la marabunta prefiero atesorarme de agua y  librarme de las secreciones masificadas de sudor. A este país solo le falta oler realmente y de manera formal y rutinaria a pescadilla podrida, y ahorrar, ahorrar y ahorrar, con esa vaina de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, cuando ellos han vivido al amparo de la manta, al calor y por encima de su productividad. Por tanto ataquen ustedes el calor con cerveza helada y climatizador a diecioho grados y que la burocracia norteamericana solucione los problemas de la capa de ozono y no olviden que nuestros mediocres gobernantes al contrario de la fiebre, comienzan con calor y terminan con frío. Y Septiembre está a la vuelta de la esquina, aquel mes que se inventó para echar de menos el calor y la fritanga de boquerones con arena. Pues ya, y con eso, el frío llegará de todos lados.

12 comentarios:

  1. Jo , este es genial, que bueno que volviste, b, Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vuelta física jodida, la vuelta aquí, pues mola

      Eliminar
  2. Con calor o con frio es lo mismo. Da igual. Hay que continuar en verano , otoño, invierno y primavera. La odisea , el camino ...El estilo es lo que permanece...

    ResponderEliminar
  3. Bajar las persianas tipo vampiros jajaja y a las 8 de la tarde una buena sangria con frutas :O)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huir a las profundidades marina con el snorkel y una cerveza a la vuelta, mejor

      Eliminar
  4. ...Y a éstas que tan fuertes son ¿por qué no las llaman "tsunamis" de calor los repijos?
    Me gustan los "crudifijos" o crucipijos, ¿Tienen que ver con lo de Javier Krahe? Sin cocinar o vuelta y vuelta...
    En todo caso y pisando el acelerador me alegro de tu vuelta...ahora cuando yo estoy a unos días de otro viaje. Espero no encontrarme con fumados y peyoteros en las cumbres o en los valles. ¿O sí? Puede ser divertido si la conversa es en tercera persona, oyendo barbaridades tres filas más adelante. Puede resultar un tostón si te toca en el asiento de al lado y encima ronca. Bien alejados, allá tanto como los mundos que sus mentes habitan.
    A la vuelta, por la tarde, en una buena tasca y unas cervezas pendientes nos reiremos un rato mayor o menor.
    Una lectura rápida de tus relatos mundanos acercan septiembre a la vuelta de la esquina y que la "normalidad" regresa, con su bullicio, sus aglomeraciones, su ruido de fondo, como el "rugido" de fondo de la supuesta gran explosión universal. Ese ruido que emiten las ciudades que tienen en sus entrañas soterradas líneas de caballos de acero. Un ruido semiprofundo que apenas descansa. Llegarán los mirlos con sus silbidos mañaneros, fastidiando los pocos días aun de asueto; los vecinos con sus diesel petardeando para salir adormilados a sus puestos, preparados, listos…
    Lo dicho o por decir, nos vemos con calma.
    Breves
    Deica d:D´

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que siga tu feeling y tu amor por las montañas, que te vaya bonito y a la vuelta otoñal nos vemos , abrazos

      Eliminar
  5. ...Ah, se me olvidaba. Esa imagen tuya vale más que mil palabras.
    Buena, estupenda. Un aire nuevo, un viento renovado que de aspecto simple hace al monje aunque nunca hubiera estado en seminario; pero sí de literatura...
    d:D´

    ResponderEliminar
  6. Sí, es bucólica, en London city, el año pasado

    ResponderEliminar
  7. Ya se marcha la ola de calor, parece que los americanos han decidido hacer algo al respecto y han conseguido que llegue el fresquito. Lástima, echaré de menos el tinto de verano con granizado de limón. Aunque a mí me encanta el frío, que el calorcillo ya lo llevo dentro :P.
    Besos :-))) Y feliz de leerte de nuevo

    ResponderEliminar